Buscar

Análisis Profundo: Demon's Souls Remake

Una muy buena manera de presentar una nueva consola con la llegada de este remake.


No te preocupes, este análisis no te tomará ni 10 minutos en acabarlo de leer, por lo cual, si estás interesado en este juego, te invito a que lo leas, y no te preocupes, no tendrá spoilers.


Mis análisis, son concretos, directos y rápidos y trato de cubrir lo más importante para todo aquel interesado en leer más análisis de los videojuegos que de otras páginas como IGN, Game Informer, 3D Juegos, GameSpot, etc.


Sin duda, Demon's Souls es el título de lanzamiento de consolas más difícil que ha salido hasta la fecha, y estamos hablando que en realidad es un remake, tal como puedes comparar en las siguientes imágenes.



Jamás jugué a la versión original, pero con el remake puedo deducir que su versión original era igual de magnífico y difícil, siendo el primer título que dio comienzo a lo que hoy conocemos como la saga Soulsborne.


Demon's Souls no es un juego para cualquiera, este juego pone a prueba hasta a la persona más paciente que conozcas, y vaya que no es el título más difícil de todos los Soulsborne, pero si que llegan a ver veces en el que te frustras tanto que decides ya no seguir jugando.




Personalmente, me ha encantado el juego, me gustaron las gráficos, con una iluminación increíble que casi parece que usa ray tracing, unas texturas bellísimas y un Draw Distance (distancia de visionado) que hace que los paisajes se vean hermosísimos, y vamos que los títulos de este estilo no deben ser jugados con modo cinemática/resolución si no en modo rendimiento/performance donde los fps te ayudan a que el título sea más fluido y tengas más presente los ataques de tus enemigos.


El juego tiene 2 modos, uno que es cinemática, el cual le da preferencia a los gráficos corriendo a 4K nativos pero con 30 fps, y también el modo rendimiento el cual te da una resolución de 1440p pero con 60 fps (el que yo escogí).


Cabe destacar que para mi, en muchos juegos, la resolución es primordial incluso más que los fotogramas por segundo, debido a que lo disfrutas más por su acción o cinemáticas del juego, como The Last Of Us Parte 2, o Ghost Of Tsushima.


Pero en juegos que no tienen cinemáticas, o muy pocas y que aparte el combate es lo esencial del juego, como Demon's Souls en este caso, yo recomiendo ampliamente que todos lo jueguen por el momento en el modo rendimiento, el juego se sigue viendo igual de impresionante que a como si estuviera en modo cinemática.


Me ha gustado el juego también con su música, aunque tampoco es la mejor que he escuchado de todos los Soulsborne, pero es un juego que disfrutas de su música en pleno combate.


Algo que me ha decepcionado, es su historia, el juego no te atrapa por su historia, simplemente te atrapa por lo adicto que es estar matando bosses e intentarlo varias veces en caso de que falles, pero vamos, que los juegos Soulsborne jamás han destacado por su historia, sin embargo, el final de este juego y jefe final, es lo que más me decepcionó, ya que en mi opinión, fue el boss más fácil de todo el juego (a menos que me haya saltado algo y no me percaté).


Otra cosa que me ha disgustado es que los mapas no están conectados entre si, por ejemplo, en Bloodborne cuando avanzabas demasiado en la historia, habían atajos que literalmente te conectaban con el primer mapa del juego. Estamos hablando que el punto de conexión es en el mapa 1-2 junto con el 6-3 (por poner un ejemplo) y de hecho, así son en todos los demás juegos de Soulsborne, todos las partes a la que vayas están conectadas entre sí, lo cual hace que el juego sea un mapa enorme y no mapas por separado como lo fue Demon's Souls.


Esto no quiere decir que el juego sea malo por eso, al fin y al cabo, es el primer juego de esta saga que empezó todo y que ha generado un fanatismo increíble por todo el mundo.


El juego en ciertos puntos llegó a darme esa sensación de que estaba jugando unas partes de los mapas de Dark Souls 3, Sekiro e incluso Bloodborne, algo que me ha fascinado, ya que nos dan a entender que estos 3 juegos le sacaron contenido al primogénito de este género de juego.


¿Es un juego largo?

Depende de ti, yo por ejemplo me tardé 28 horas en pasarlo, contando que de repente dejaba la consola encendida para atender mis necesidades, o que si de repente me invocaba alguien para ayudarlo o alguien me invadía para matarme y quedarse con mis almas.


¿Es muy difícil?


En lo personal, no es un juego tan difícil, sin embargo, el boss con el que si batallé demasiado para poderlo matar, fue el Rey Allant, quien no solamente es fuerte, si no que tiene un ataque que cuando te agarra, te baja de nivel de fuerza, y cuando eres nivel alto y los souls se vuelven en algo difícil de obtener, esto puede ser lo más frustrante de todo el juego ya que no es fácil llegar a obtener tantos souls en niveles altos. Eso si, la sensación de matarlo fue la que más me agradó de todo el juego.


Ahora, si quieres un juego desafiante de este estilo, yo te recomiendo Sekiro: Shadows Die Twice, el cual fue ganador de juego del año 2019 de The Game Awards, y el cual yo también considero, el juego más difícil que he jugado hasta la fecha, aquí te dejo mi análisis profundo (aunque no rápido), 2 semanas después de su lanzamiento en marzo de 2019.


CONCLUSIÓN


Demon's Souls es de los mejores remakes que he visto (aunque no supera al Final Fantasy VII Remake) y vaya que es uno de los mejores títulos del que puedes estrenar tu PS5, eso sí, si es tu primer juego de este estilo que juegues, te recomiendo toda la paciencia del mundo, porque si la necesitarás, y debo decirte que de todos los que he jugado, es el más corto de todos, acabándolo al casi 100%.



¿Tú qué opinas Super Gamer? ¿Jugaste Demon's Souls en su tiempo en PS3 o esta será tu primera vez en PS5?








15 visualizaciones0 comentarios